Tratamiento Conservador de la Artrosis

Tratamiento Conservador de la Artrosis

Tratamiento Conservador de la Artrosis
La Artrosis localizada de una articulación es una enfermedad degenerativa que se caracteriza por dolor, traquidos, disminución del movimiento y por ende limitación funcional.

En este artículo tomaremos como ejemplo y como base la artrosis de rodilla y la extrapolaremos a las otras articulaciones ya que en la práctica clínica es muy frecuente como causa de consulta, seguida de la cadera y ya otras articulaciones estan en una tercera posición.

Lo más importante es enfocar a el paciente como un todo, no mirarlo como una articulación aislada sino a un paciente con una articulación artrosica. Esto es de vital importancia porque el tratamiento va a depender mucho del momento que está viviendo el paciente, la edad, la actividad laboral, la actividad física que realice, las enfermedades que padece, incluso su estado emocional.

En general en nuestro medio los pacientes con artrosis son mayores de 50 años, con otras enfermedades como hipertensión arterial, diabetes, hipotiroidismo, enfermedades gastrointestinales etc, y todo esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de formular algún medicamento para evitar interacciones medicamentosas e intolerancias.

Luego de mirar al paciente como un todo, nos debemos enfocar en clasificar el grado de la artrosis de la articulación a tratar. En general los pacientes con artrosis grado I y II (Leve a moderada) se tratan de una manera similar y los pacientes con artrosis grado III y IV (Moderada a severa) de manera semejante.

Generalmente luego de hacer el diagnóstico iniciamos el tratamiento conservador en todos los pacientes incluso con artrosis grado IV exceptuando aquellos que ya lo han intentado y an fracasado o aquellos que presentan algún hallazgo que hace indispensable el manejo quirúrgico.

Manejo conservador

Este manejo se hace con cuatro pilares fundamentales: Ahorro de articulación (Rodilla como ejemplo), fisioterapia, nutrición y el tratamiento medicamentoso. Es muy importante que el paciente modifique su estilo de vida

Ahorro de Articulación:

Si tomamos la rodilla como ejemplo, la idea es que el paciente evite todas las actividades que produzcan impacto y carga axial, como caminar largas distancias, subir o bajar escalas, cargar peso, subir de peso (Debe adelgazar), actividades o deportes de contacto, hacer cuclillas, etc.

Fisioterapia:

Sin excusa todos los pacientes que se sometan a este tipo de tratamiento deben hacer fisioterapia, la cual se se compone de fortalecimiento, estiramiento y propiocepción. Estos ejercicios mejoran la producción del líquido articular, aumentan la estabilidad no solo de la articulación sino en general del individuo, mejorando su equilibrio y el desempeño interno de la articulación, mejora la oxigenación de la misma y todo esto directamente mejora el dolor y la inflamación. A la hora de hacer deporte se recomienda actividades en piscina como hidroterapia o hidroaerobicos, bicicleta idealmente reclinada o como tercera opción la bicicleta elíptica estando esta en un tercer plano ya que aunque no tiene impacto si hay carga de peso, a diferencia de las dos primeras opciones que no tienen carga de peso ni impacto. Se debe hacer un programa regular de fisioterapia y ejercicio mínimo 3 veces por semana. Aunque a los pacientes con hipertensión arterial les recomiendan caminar, aquellos que tienen artrosis en alguna articulación de los miembros inferiores, deben hacer otro tipo de actividad como ejercicios en picina o bicicleta.

Nutrición:

El sobrepeso y más aun la obesidad son causas directa de artrosis de articulaciones de miembros inferiores y de la columna. Estos pacientes deben modificar su estilo de vida y deben tener practicas alimentarias saludables, deben iniciar un programa nuticional estricto y sostenible en el tiempo y en casos severos se requieren cirugías para bajar de peso. Lo más importante es concientizar al paciente que es fundamental este punto para tener éxito en el tratamiento conservador.

Medicamentos

Existen múltiples medicamentos para el tratamiento de la artrosis, algunos para mejorar el dolor como los analgesicos, los anti inflamatorios no esteroideos cuando hay fenómeno inflamatorio, idealmente ciclos cortos y tener encuenta los antecedentes patológicos del paciente como enfermedades gástricas, cardiovasculares, renales y alérgicas. También se usan los esteroides orales en ciclos de una semana o los de depósito en forma de infiltración local. En los últímos años han salido al mercado muchos medicamentos que se suponen modifican la enfermedad mejorando la calidad del cartílago articular. Esto está aun en estudio, algunos como la Glucosamina se sabe que mejoran el dolor y la movilidad pero aun no han podido comprobar que mejore la calidad del cartílago o que lo repare. En general estos medicamentos modificadores de la enfermedad se deben usar solo en las etapas inciales, es decir artrosis grado I y grado II. En etapas más avanzadas ya no tienen el mismo resultado.

Infiltraciones:

Hay varios tipos de medicamentos que se usan intra articular, es decir por medio de la infiltración de la articulación. Los más usados son los esteroides de depósito, cuya ventaja es que tiene un efecto local, minimo efecto en todo el organismo por lo cual sus efectos secundarios son muy pocos. Aun en etapas avanzadas como en artrosis grado III y algunos con grado IV obtienen alivio temporal. En mi práctica clínica los uso con frecuencia en estas etapas y me sirven no solo como tratamiento sino también como medida para saber que paciente es candidato a una cirugía, aquellos pacientes que no tienen una adecuada respuesta a una infiltración posiblemente requieran un tratamiento quirúrgico.

También se pueden infiltrar medicamentos como el Ácido Hialurónico o las formas sintéticas de este, Glucosamina, etc. Todos ellos con resultados temporales y en general sirven para mejorar el dolor y la movilidad.

Tambien están en investigación los factores de crecimiento plaquetario y las celulas madre implantadas en articulaciones con artrosis, encontrando resultados alentadores.

Es importante consultar con el ortopedista tratante para planear un programa terapéutico y tener un seguimiento adecuado, estando atento a complicaciones o cambios en la sintomatología. No es adecuado automedicarse, debe consultarse todo con su médico para así tener éxito con este tipo de tratamiento.

Causas de la Artrosis

Causas de la Artrosis

Causas de la Artrosis
La artrosis es una enfermedad multifactorial, son varias las casuas que la producen, aquí describiremos las más comunes.

Edad:

Con el paso del tiempo el cartílago como todas las estructuras del organismo va perdiendo sus características, su elasticidad, su resistencia y su tamaño, por lo cual ya no cumple sus funciones adecuadamente, se degenera y se pierde, llevando a una artrosis de la articulación.

Traumatismos:

Traumas previos como por ejemplo las rupturas del ligamento cruzado anterior, aumentan el riesgo en un 50% de sufrir artrosis a los 10 años, incluso la reparación quirúrgica no ha demostrado que prevenga la aparición de esta enfermedad. Fracturas que compromentan la rodilla pueden producir a largo plazo daño del cartílago y artrosis. Las lesiones de los meniscos tambien ponen en riesgo al cartilago ya que aumenta el soporte de cargas sobre el cartílago y puede dañarlo progresivamente. Igual sucede con el microtrauma a repetición como ocurre en deportistas de alto rendimiento.

Peso:

El sobre peso y la obesidad producen una carga aumentada sobre el cartílago lo cual se comporta como un microtrauma a repetición, es un impacto continuo que produce microrupturas en sus estructuras lo que lleva a degeneración del cartilago y finalmente artrosis.

Historia Familia:

La aparición de artrosis en varias generaciones de una familia, generalmente en pacientes jóvenes, sin otro desencadenante claro y, si está asociada a algunas de las causas anteriormente mencionadas, es más severo el cuadro y de más pronta presentación.

Que es la Artrosis

Que es la Artrosis

Que es la Artrosis

La artrosis es una degeneración gradual, progresiva e irreversible del cartílago de la articulación comprometida.

El cartílago es una capa de tejido especializado que cubre los huesos dentro de la articulación, actua amortiguando impactos y absorbiendo la fricción del movimiento.

En su ausencia habría contacto hueso contra hueso lo cual es doloroso, produce fricción, inflamación y no se absorben los impactos.

Todo lo anterior produce dolor, inflamación, traquido, deformidad y por ende compromiso de la movilidad.

Esta enfermedad varía en severidad, su diagnóstico se debe hacer al comienzo de la enfermedad para poder modificar su evolución con el tratamiento y así disminuir los síntomas y mejorar la condición del paciente.

El tratamiento conservador ( Ahorro de la articulación, fisioterapia y los analgésicos) y el manejo con cirugías (Artroscopia y las prótesis) son los diferentes tipos de tratamiento.

Cada articulación tiene un tratamiento específico e individual el cual debe ser liderado y guiado por el ortopedista.

Ejercicio y Salud Ósea

Ejercicio y Salud Ósea

Ejercicio y Salud Ósea
El ejercicio no solo es importante para mantener una adecuada salud cardiovascular, tambien es importante en la construcción y mantenimiento de una adecuada salud ósea.

Con la edad los huesos tienden a volverse frágiles y se exponen a fracturas con accidentes leves, esto es llamado osteoporosis, en las mujeres puede iniciar alrededor de la menopausia y en los hombres en la 3 era edad. Las fracturas pueden limitar la expectativa de vida, la movilidad y la independencia.

El ejercicio es importante para construir huesos fuertes en la juventud y para mantenerlos de igual forma en la edad adulta. Trabaja sobre ellos como sobre los músculos, las cargas aplicadas aumenta el número y tamaño de las células tornando estas estructuras más fuertes.

Un beneficio adicional del ejercicio es mejorar la coordinación y el equilibrio lo cual ayuda a prevenir caídas y por ende las fracturas

Tipos de ejercicio

Hay múltiples tipos de ejercicio pero no todos mejoran la masa ósea, los que mejor resultado tienen en este campo son los de impacto o carga de peso y los de fortalecimiento.

Impacto o carga de peso

Son aquellos ejercicios en donde los pies cargan el peso del cuerpo o un peso adicional, produciendo un stress a los huesos y a los músculos del tronco y de los miembros inferiores.

Como ejemplo tenemos saltar, caminar, correr, trotar, deportes individuales o de equipo como el tenis, golf, futbol, basket, subir o bajar escalas etc.

Todos ellos producen impacto y carga de peso, por lo tanto es importante tener una evaluación previa para una formulación adecuada del ejercicio indicado e individualizado para cada paciente. Por ejemplo estos tipos de ejercicios no son los recomendados para pacientes con artrosis de articulaciones en miembros inferiores.

Ejercicios de fortalecimiento

Estos son los que se realizan con máquinas, pesas o se usa el propio cuerpo como peso (Lagartijas, sentadillas etc). No solo fortalecen la mas muscular sino que adicionalmente generan cargas sobre la masa ósea aumentándola y haciéndola más densa.

Otros ejercicios

Tanto Yoga o Thai Chi son actividades muy comunes pero que no producen aumento de la masa ósea pero mejoran la elasticidad y el equilibrio lo cual también es importante y son excelente cuando se combinan con ejercicios de carga de peso y de fortalecimiento.

Actividades físicas como nadar y montar en bicicleta no aumentan la mas ósea ya que no producen carga de peso pero son excelentes ejercicios cardiovasculares que se pueden combinar con ejercicios de fortalecimiento y son una muy buena alternativa para aquellas personas en las cuales están contraindicados los ejercicios de impacto o carga de peso.

Ejercicio Saludable

Ejercicio Saludable

Ejercicio Saludable

Ejercicio saludable

El ejercicio es toda actividad física que se realiza con una intensidad moderada, su objetivo es buscar salud, a diferencia del deporte que busca lograr una marca, ganar una competencia etc. Y pone al organismo al límite

El ejercicio saludable debe hacerse de forma regular, idealmente mínimo 3 veces por semana, con ropa cómoda, un calzado adecuado y en un lugar apropiado, recomendable que sea bien ventilado, seguro, idealmente al aire libre y se debe combinar con una adecuada alimentación

Tiene 3 partes fundamentales

Z
1. El ejercicio cardiovascular como caminar, nadar, montar en bicicleta etc, con una duración promedio de media hora, puede fraccionarse al inicio de la actividad física y al final 15 y 15 minutos respectivamente.
Z
2. Fortalecimientos de los diferentes grupos musculares, esto mejora el tono, la masa muscular y quema grasa, músculo que no se trabaje se degenera y se deposita grasa en él.
Z
3. Estiramientos de articulaciones, músculos y tendones, con esto logramos mayor elasticidad en estas estructuras lo que potencia su desempeño.
El ejercicio debe ser adaptado para cada persona, por ejemplo aquellos que tiene artrosis en rodillas o en caderas o en tobillos no deben caminar como ejercicio, por el impacto que este produce sobre las articulaciones, es más recomendable en ellos ejercicio en el agua o la bicicleta, por esto es importante tener siempre la guía de un profesional.

WhatsApp WhatsApp